Traductores blogueros

blog

Hace algún tiempo realicé el curso de Miríada X “Estrategias de Marketing Online. Community Manager“, llevado a cabo por Paco Suay (@pacosuay) y desarrollado por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Aunque desgraciadamente y por falta de tiempo no pude terminar el curso (espero que hagan una segunda edición pronto y pueda finalizar el último módulo que se me quedó a medias), aprendí bastante sobre la iniciación al marketing online. Los contenidos están dirigidos a principiantes que quieren aventurarse en el mundo del Marketing Online (por lo que si eres un experto en el tema, el curso tal vez pueda quedársete corto), pero si eres de los que quieren dejar de poner cara de perdido cada vez que oigas conceptos como SEO o Community Manager, te recomiendo que realices este curso cuando lancen la segunda edición.

En este post, me gustaría comentar algunas ideas que se comentan en uno de los módulos del curso, y aplicarlas al sector de la traducción:

1. Las dos principales plataformas de blogs son actualmente WordPressBlogger, por ese orden, por lo que, si estás considerando crear un blog desde cero o iniciar uno nuevo, es un dato a tener en cuenta. Yo ya he usado ambas plataformas y he observado que cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En mis inicios como bloguera, empecé con Blogger y creé un blog (muy en pañales) para una asignatura de la carrera. No os voy a engañar, por aquel entonces estaba muy verde y el blog fue un poco desastre (amén de que aquella asignatura no me motivaba demasiado), pero tiempo después, cargada de motivación, decidí “resetear” mi blog en Blogger y empezar a escribir sobre mi experiencia como auxiliar de conversación en Londres.

Blogger está bien para iniciarse y experimentar, ya que tiene una interfaz muy intuitiva, es gratuito y dispone de muchas plantillas con múltiples combinaciones. Además, al ser una plataforma de Google, se posiciona bastante bien. Sin embargo, con el tiempo, decidí ponerme seria con mi carrera de traductora y lanzarme de lleno a escribir sobre el mundo de la traducción. Para un blog más profesional, me recomendaron Wordpress. A día de hoy, a pesar de ser algo más complicado de pillar al principio, una vez que le cogí el “truquillo” la verdad es que lo prefiero. Por supuesto, la elección de uno u otro va en gustos.

2. ¿Blog o web? Un blog es más dinámico, más fácil de hacer, se puede personalizar y podemos crearlo a coste cero o por un precio muy bajo, mientras que una web requiere conocimientos más técnicos y especializados, a menudo es más cara y por supuesto, más estática. Sin embargo, no creo que sean excluyentes. Se pueden tener los dos. De hecho, casi todos los traductores profesionales tienen tanto un blog como una web (Es el caso de Pablo MuñozIsabel García o Leon Hunter, por ejemplo). Lo importante es que nuestra web y nuestro blog estén vinculados el uno con el otro y vuestros lectores puedan acceder a ambos y saltar de uno a otro rápida y fácilmente. IDEA: si de momento no queréis gastar un dineral en crear vuestra web porque aún no estáis seguros de por donde tirar (pasa mucho, muchísimo, creedme), podéis escoger una plantilla de WordPress y hacerla como página estática (sin entradas). De esta forma tendréis algo similar a una web donde podéis publicar información sobre vosotros.

3. Ya tengo mi blog, ¿ahora qué?Pues ahora ha llegado el momento de crear. Sí, de crear, de expresar lo que lleváis dentro, de compartir vuestro conocimiento con el mundo, de hacer preguntas, de pedir ayuda y de ofrecérsela a los que la necesiten. Que nadie piense que no tiene nada que aportar o nada sobre lo que escribir, y que no os minen la moral todos esos blogs espectaculares llenos de contenido súper interesante, pensando que al lado de blogs así no tenéis nada que hacer. Pensad que la práctica es el mejor camino hacia el perfeccionamiento (¡ojo! que no a la perfección), y siempre se necesitan ideas frescas y nuevas caras (o, mejor dicho en este contexto, perfiles) que mantengan este océano virtual de traducción, interpretación y demás vivo. Recordad que el agua que se estanca es la que no está en movimiento 😉

4. Por último, me gustaría compartir unos consejos a la hora de escribir en nuestro blog:

  • La forma es tan importante como el contenido. Es importante publicar contenido de calidad, pero también es importante cómo lo presentemos a nuestros lectores. Fotografías, letras resaltadas en negrita, cursiva y subrayado y estructura en párrafos no demasiado largos harán más atractivas nuestras entradas. IMPORTANTE: elegir bien nuestras fotografías multiplicará nuestras probabilidades de éxito.
  • Escribir con inspiración. Un blog debe ser algo que nos guste, que nos haga disfrutar, y debemos construirlo con lo mejor de nosotros. Ese “lo mejor” (al menos en mi caso) viene cuando estoy inspirada, cuando me siento con ganas de escribir y de compartir. ¿Cuándo viene esa inspiración? Es un misterio. Ya sabéis que la creatividad es un aliado de personalidad algo inestable, pero sí es verdad que cuanto más leo, más me informo y más busco y rebusco, más ideas tengo y más a menudo me visitan las musas.
  • Cuidar el estilo. A parte de faltas de ortografía (algo que ya se da, o debería darse, por sentado), es importante cuidar las concordancias, utilizar tiempos verbales adecuados, emplear un vocabulario preciso y profesional y evitar las oraciones demasiado largas y farragosas. Si queremos que se nos entienda, debemos hacer nosotros por entendernos, pero sin caer en la simpleza o en el estilo “telegrama”.

Y vosotros, ¿qué técnicas utilizáis en vuestras bitácoras digitales? ¿Sois de más de WordPress, de Blogger o preferís otras plataformas?

 

Anuncios